Comer, beber y amar junto al Turia

share

Valencia en 24 h

Revista GQ

La capital del Levante está moda (gastronómica) y es que además de los focos de Madrid, Barcelona y País Vasco, Valencia está reclamando su lugar en el ideario foodie gracias a una interesante generación de cocineros, barmans y locales. Esta es la ruta imprescindible.

No se me ocurre un mejor lugar donde desayunar que en el Mercado de Colón (Calle Jorge Juan, 19) espectacular edificio de Francisco Mora (1916) epicentro de la Valencia más cool y —sin duda— el que será el mercado gastronómico del año. En su interior se esconden Las Delicias de Mónica Piñones, donde es imprescindible acompañar el primer café de la mañana con su tarta de calabaza o sus tés morunos. A tan sólo dos pasos de Las Delicias, puedes alargar el desayuno con el brunch que Steve Anderson prepara en Ma Khing Café, en especial esos huevos Benedictine (y también la tarta de manzana ecológica) que bien merecen el viaje hasta el Ensanche.


Seguimos. Toca moverse hasta el Mercado Central de Valencia (Plaza Ciudad de Brujas) una visita poco original pero créanme: imprescindible. Una vez allí, además de patear los puestos (y subir un par de fotos a tu Instagram) hay que pararse en la barra Central Bar y entregarse sin miedo al ‘Bocadillo Canalla’ de Ricard Camarena. Desde el Barrio del Carmen hasta Ruzafa, el barrio hipster, pero seguimos en manos de Camarena porque entramos en su casa, su restaurante gastronómico (Doctor Sumsi, 4) porque seamos sienceros: está absolutamente on fire Ricard (posiblemente entre nuestros 5 restaurantes favoritos en España) gracias a platos como su caballa glaseada con limón y pimienta negra o las habitas con jugo de tomates en salazón y cebolleta.

¿Más platos imprescindibles en esta ruta? Las croquetas de rabo de toro y curry en Askua (Felip María Garín, 4) nuestro particular templo del producto, donde es difícil no sentirse como en casa gracias a la amabilidad de Ricardo Gadea y Emma. Es la hora del aperitivo, y por qué no acabar la tarde (y empezar la noche) en el local de moda en la capital del Levante: Al Tun Tun (Pza. de América, 4) del gastroempresario Valentín Sánchez. Quizá una de las barras más bonitas de Valencia y el eje desde el que se mueve la noche valenciana; la fiesta empieza aquí (y además, ojo a la fantástica cocina de Filippo Monaco).

Es la hora de cenar, y por qué no hacerlo en La Salita (C/Seneca 12) el restaurante de nuestra admirada y guerrera Begoña Rodrigo (ganadora de la primera edición de Top Chef) donde nos ha conquistado con platos como esa Ensalada de salazones y encurtidos que ya reina entre sus clientes. ¿Para acabar la noche? No sé si es la mejor coctelería (también nos gusta mucho Clandestino) pero el H Club del Hotel Westin (Amadeo de Saboya, 16) esconde muchas de las cosas que tanto nos gustan: un buen barman (básico), Chesters de piel, barra de madera caoba, buen jazz de fondo y cócteles con los que alargar la noche. ¿Pedimos un Manhattan?

AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies. Aceptar Más información